miércoles, 16 de noviembre de 2016

Entre la 112 y 113




Encontrarme una chuleta perdida entre las hojas de un libro ajado de cinematografía, y pensar, que alivio, no soy la única que teme suspender esta asignatura.
 He intentado leer la chuleta, y me he dado cuenta de que es posible leerla, es decir,  entiendo bien la letra. Pero para mi, carece de sentido alguno. Cada persona tiene un modo de cifrar sus chuletas, palabras o sentimientos. Y esto hace posible que apuntando en un minúsculo trocito de papel cuatro palabras que a simple vista carecen de sentido alguno para cualquier lector, sean posibles de interpretar con facilidad para el escritor. Esto me ha llevado a relacionar las chuletas con una especie de mini mapas mentales que solo tendrían explicación en las conexiones que pueda llegar a hacer el escritor en su cabeza.




Muy bonita la chuleta, muy buena letra. No se cuanto tiempo llevará entre la página 112 y 113 de este libro. Tampoco me importa. Solo puedo darte las gracias, quien quiera que seas el escritor. Hoy me has ayudado a pensar que no soy la única. La única que ve chungo aprobar esta asignatura. La única con preocupaciones. La única indescifrable. Hoy entre la 112 y 113 no solo he encontrado una chuleta. También un amigo, un compañero y un gran consuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario