miércoles, 2 de noviembre de 2016

UNA MIRADA DIFERENTE



Voy a analizar el personaje de Bernarda Alba desde un punto de vista diferente.  En la obra teatral La casa de Bernarda Alba, escrita por Federico García Lorca, el personaje de Bernarda es descrito como una tirana, una dictadora perversa,una persona dominanta, controladora. En palabras de Poncia, la criada de la casa, se describe el personaje de Bernarda apenas empieza el acto I, mientras se está celebrando el funeral del padre de esta.

Tirana de todos los que la rodean. Es capaz de sentarse encima de tu corazón y ver cómo te mueres durante un año sin que se le cierre esa sonrisa fría que lleva en su maldita cara.”





Pero, ¿alguien se ha preguntado alguna vez por qué se muestra Bernarda tan fría y sobreprotectora con sus hijas?, ¿tan cruel y distante con la gente que le rodea y con el servicio de la casa? ¿ Alguien ha intentado comprender el porqué de esa forma de ser de Bernada?
Normalmente Bernarda Alba es representada de una forma muy estereotipada. El personaje de Poncia sigue hablando así de su ama, inspiradora de grandes odios por parte del personal a su servicio:


“Treinta años lavando sus sábanas; treinta años comiendo sus sobras; noches en vela cuando tose; días enteros mirando por la rendija para espiar a los vecinos y llevarle el cuento; vida sin secretos una con otra, y sin embargo, ¡maldita sea! ¡Mal dolor de clavo le pinche en los ojos!”


Sin embargo en la literatura no es un personaje nuevo, ya conocíamos personajes de este tipo como la inolvidable señorita Rottenmeier severa, rígida y amargada, personaje creado por la escritora suiza  suiza Johanna Spyri, en 1880.

Mediante este análisis, pretendo analizar al personaje  de Bernarda Alba con una mirada diferente para intentar comprender los porqués de su forma de actuar y su carácter. Estoy en la firme convicción de que las personas que se muestran excesivamente rígidas y severas puede ser porque hayan sufrido mucho en la vida y lo usen de escudo o caparazón, una forma de cerrar el corazón ante el sufrimiento.

Apariencias, apariencias, apariencias… en mi opinión, esta obra está llena de ellas, Bernarda y sus hijas viven en un pueblo en el que necesitan aparentar ser más de lo que son. Poncia dice, “muchas camisas de hilo, mucha puntilla bordada pero pan y uvas por toda herencia y en la primera acotación describe la casa adornada con cuadros inverosímiles de ninfas o reyes de leyenda.

“Habitación blanquísima del interior de la casa de Bernarda. Muros gruesos. Puertas en arco con cortinas de yute rematadas con madroños y volantes. Sillas de anea. Cuadros con paisajes inverosímiles de ninfas o reyes de leyenda.”


El personaje de Bernarda es también,todo apariencia, ya lo dice Poncia, “ella la más aseada, ella, la más decente, ella, la más alta”.
Es una mujer realmente severa, descarnada e incluso cruel , no tiene piedad, por todo el daño que ha sufrido en su vida. Y sobreprotege a sus hijas porque en el fondo no quiere que sufran tanto como ella. Así que visto a la inversa, se puede apreciar la gran compasión y el infinito amor de Bernarda hacia ellas.

Después de leer la obra muy detenidamente es posible darse cuenta de que uno de los problemas primordiales de Bernarda Alba lo provocan las figuras masculinas de su vida: su padre y sus maridos.

Poncia, “desde que murió el padre de Bernarda no han vuelto a entrar las gentes bajo este techo”.

¿Qué pretende dar a entender Poncia con esta afirmación? ¿Se libera Bernarda de presencias impuestas por su padre? ¿Ya desde niña tuvo que sufrir a un padre autoritario y cruel? Esta afirmación de Poncia da a entender que la muerte del padre tuvo una repercusión enorme en Bernarda, no volvió a ser la misma. La casa se convirtió en una especie de cárcel de muros gruesos.  Del primer marido de Bernarda no se sabe absolutamente nada, podemos dar rienda suelta a la imaginación y pensar que Bernarda, joven y enamorada fue abandonada por su marido, que buscara otras mujeres y ella tuviera que sufrir en silencio, sin poder desahogarse y teniendo que tapar las faltas, lo que  provocará en ella un dolor inmenso. Y, finalmente, la obra comienza con el entierro del segundo marido de Bernarda. La poca información que obtenemos de este  es gracias a la figura de Poncia que nos informa de las continuas violaciones que sufría del personaje que ahora está muerto:

fastídiate Antonio María Benavides, tieso con tu traje de paño y tus botas enterizas. ¡fastídiate! ¡Ya no volverás a levantarme las enaguas detrás de la puerta de tu corral!”

Después de analizar estas tres fuentes masculinas de sufrimiento de Bernarda Alba, en una época en la que una mujer sin un hombre no es nada, en un pueblo en el que reinaban las apariencias y el “que dirán” el hecho de que del primer marido no se sepa nada y el segundo mantuviera relaciones sexuales con Poncia, es un poco más fácil de entender el carácter sobreprotector de Bernarda Alba. Bernarda es una mujer que ha sufrido muchísimo por culpa de los hombres y no quiere que ninguna de sus hijas sufran de ese modo.

Bernarda es un personaje débil, bajo su aparente fortaleza y su rudeza, es sensible y es un personaje que ama profundamente a sus hijas, ha sufrido por amor, se ha sentido humillada, despreciada,desilusionada.

La única forma con la que Bernarda puede proteger a sus hijas y puede protegerse ella misma del amor que siente hacia ellas, es alejándolas de sí misma, haciendo que la odien.






No hay comentarios:

Publicar un comentario