lunes, 31 de octubre de 2016

ἀράχνη





Me encanta la historia de Aracne. Según la mitología grecorromana Aracne fue una tejedora muy habilidosa que alardeaba de su trabajo ante la diosa Atenea. La diosa, ofendida, quiso competir contra Aracne, pero no pudo superarla. Por si esto no fuera poco, Aracne eligió un tema muy ofensivo para su tapiz, los amores y transformaciones de Zeus, padre de Atenea. Muy ofendida por el tema del tapiz convirtió a Aracne en una araña como castigo para que pudiera dedicarse el resto de su vida a hacer lo que mejor hacía, tejer.
 
Velázquez: la fábula de Aracne ( 644-1648)




            Para este Halloween mi compañera de piso y yo hemos decidido disfrazarnos de mujer araña. Es un disfraz muy sencillo, barato y vistoso a la vez. Para hacerlo hemos comprado unas diademas de araña en la tienda Tiger, telas de araña decorativas, guantes de rejilla negros y unas arañas para colgar. ¡Espero que os guste el resultado!





   Zapatos negros de plataforma con rejillas. Leggins negros y una básica negra.




         Para el peinado, un cardado simple con una trencita a un lado. En la trenza podéis enganchar arañas pequeñitas de adorno. Después de colocar la diadema con la araña y he usado dos tiras de tela de araña enganchadas con unas horquillas justo debajo de la araña.

         Respecto al maquillaje, me pinté de negro las cejas alargando un poquito más de lo común el final de la ceja, y con un tono mas oscuro que el mío natural. Pintalabios color naranja y la ralla del ojo muy marcada.


















domingo, 23 de octubre de 2016

CUANDO EL BOSQUE NO TE DEJA VER EL ÁRBOL


Para hacer mi objeto creativo me he basado en combinar la función primordial de un objeto cotidiano que se encuentra en mi cuarto con una función creativa.
 El objeto cotidiano que he elegido son unas luces de navidad que utilizo para decorar mi habitación. A este objeto le he añadido la función de joyero. De este modo puedo decorar mi habitación y tener a mano mis pendientes, pulseras y collares al mismo tiempo. Me parece que esta idea aporta mucho a la decoración de mi cuarto y al mismo tiempo me ofrece una función útil, ya que tengo a la vista y a mano la bisutería que utilizo diariamente.


Antes de tener esta idea, tenía toda mi bisutería en una cajita, todo amontonado, esto provocaba que no encontrara los pendientes o pulseras que me apetecía ponerme. Tenía tanto y estaba tan liado que nunca encontraba nada, ni sabía qué ponerme.







Para hacer este objeto creativo solo hay que seguir  dos pasos muy sencillos, son los siguientes:


  1. En el primer paso debes colocar las luces de navidad a tu antojo, en mi caso las he colocado simplemente sobre un espejo que tengo en frente de mi escritorio pero también se podrían poner en una pared, eso sí, bien sujetas con celo.
  2. En el segundo paso, trata de colgar con un poco de gusto tu bisutería de las luces de navidad.



Link del tutorial en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=RRciCQvkOfE



jueves, 20 de octubre de 2016

LA DRAGONA





Un hombre que ha ido a un local de señoritas de compañía, de esas que fuman y llevan la falda muy corta, está atormentado, desgarrado y experimentando una agonía indescriptible.

Este hombre acudió al local sin buenas intenciones. Antes de entrar a la habitación en la que se supone que le espera una mujer, tenía en mente lo único, lo salvaje, lo carnal. La mujer estaba medio desnuda y mirándose en un espejo, dando la espalda a la puerta por la que el hombre iba a entrar. Al entrar por la puerta, el hombre ve la silueta de la mujer, pero no repara en el rostro que se refleja en el espejo. Algo cambia en la actitud de la mujer, algo le pasa. El hombre, fogoso se abalanza sobre ella rodeándola desde la espalda con un abrazo que encorseta a la mujer. La mujer no cabe dentro de sí, parece un gran dragón que llora fuego, y sin mostrarle la cara al hombre, se tumba en la cama, de espaldas, tan fría como blanco es el tono de su piel. El hombre comienza por tocarle el cabello, olerla… de pronto se detiene. El olor del cabello de una hija no es algo que se olvide fácilmente.

                                  Digresión filosófica de Edward Hopper